La transformación del consumidor de Telecom en México

Viendo hacia el pasado, está claro que los consumidores de telecomunicaciones en México han cambiado, particularmente en los últimos 5 años. A medida que la industria en el país se está transformando a gran escala, y que la tecnología y la conectividad avanzan a un ritmo acelerado, los usuarios se encuentran evolucionando rápidamente.

Hace sólo unos años, el sector era muy diferente. Los servicios móviles estaban limitados por precios elevados, cargos por roaming y altas tarifas de larga distancia. La conectividad no era una realidad cotidiana para muchos mexicanos. De hecho, en 2013, más del 46% del país no tenía acceso a internet y casi el 70% de los hogares en el país carecían de conexión a internet.[1]

En este contexto, es fácil entender por qué los usuarios promedio de telecom no colocaban a la conectividad móvil como una de sus prioridades. Según la OCDE, en 2012 México ocupó el puesto 33 de 34 países en términos de penetración móvil.[2]

Los consumidores también se comportaban de manera diferente. En ese mismo año, las computadoras eran el principal dispositivo usado para conectarse a internet. El tiempo promedio de conexión era de aproximadamente 4 horas y los usuarios lo utilizaban principalmente para revisar sus correos electrónicos.[3]

Esto es un contraste de lo que vemos hoy. Los teléfonos inteligentes ahora son el principal dispositivo usado por las personas para conectarse, con un impresionante 89%. El 64% de los usuarios de internet mexicanos creen que están en línea las 24 horas del día, mientras que el consumidor promedio está conectado alrededor de 8 horas diarias. Y si bien los correos electrónicos se mantienen como una de las principales razones para estar en línea, las redes sociales ahora encabezan la lista.[4]

Es una transformación dramática, sin duda. Sin embargo, esto se refleja principalmente en los cambios que estamos experimentando en la industria. En AT&T, estamos emocionados y orgullosos de ser parte de esta transformación en donde la gente ahora puede navegar a mayor velocidad en redes más confiables.

A sólo 3 años, hemos desplegado nuestra red 4G LTE de vanguardia que ahora cubre a casi 100 millones de personas y negocios en México, y más de 400 millones en todo Norteamérica. En 2015, esta misma red no tenía cobertura 4G LTE en México. Hoy, 4G LTE está disponible el 76% del tiempo. Este es un porcentaje mayor que en países como Italia (69.66%), Francia (68.31%) o Alemania (65.67%).[5]

Además, recientemente anunciamos el despliegue de nuestra tecnología LTE-M. Esta red ayudará a acelerar la implementación del Internet de las Cosas a gran escala. Estará disponible en México y Norteamérica, para crear una huella de conectividad regional.

También lanzamos nuestra iniciativa de Ciudades Inteligentes en el país. Empezamos por conectar el Metro de la Ciudad de México, el 4º más grande del mundo. Este proyecto ofrecerá conectividad a 5.5 millones de pasajeros cada día. Asimismo, firmamos acuerdos de Ciudades Inteligentes con los gobiernos Quintana Roo y San Miguel de Allende para proveer conectividad.

Cuando llegamos a México en 2015, presentamos una oferta comercial competitiva y adaptada a los gustos y necesidades de nuestros clientes. Ahora, los precios de los servicios móviles han disminuido más de 32%,[6] y los costos de larga distancia internacional en un 40%,[7] mientras que el roaming nacional, e incluso el regional, han desaparecido.

Eso no es todo. También está cambiando la forma en la que se conectan en las casas. Este año presentamos un producto innovador de internet para el hogar que permite a los usuarios conectarse de manera simple, sin necesidad de instalación. Este producto también está disponible en prepago, conectando a millones que no tienen acceso al crédito. Este lanzamiento es particularmente importante en un país donde la penetración de internet en el hogar representa sólo cerca del 50%.[8]

A medida que la industria evoluciona, los consumidores ahora demandan mejores servicios, productos y ofertas. Esto es esencial, ya que la conectividad se convierte en una ventana al mundo, permitiéndoles hacer prácticamente cualquier cosa, desde trabajar, ordenar comida o buscar transporte.

Si bien la evolución es indiscutible, frente al 5º aniversario de la Reforma de Telecomunicaciones en México, sabemos que todavía no es suficiente. De hecho, actualmente el 36% de la población en el país no tiene acceso a la conectividad que merece.[9]

Estamos tan sólo en los inicios del camino que servirá como motor para acelerar los negocios y cerrar la brecha digital en el país.

Hoy, México tiene una oportunidad histórica para reforzar las medidas que permiten cumplir el objetivo de la reforma: proporcionar a los usuarios mejores servicios, conectividad y beneficios. En AT&T, estamos totalmente comprometidos con esta visión y con crear un México verdaderamente conectado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *