Cómo gestionar un entorno de IoT en crecimiento: Paessler

Escucha esta nota en MNI Radio
Voiced by Amazon Polly

Internet de las Cosas (IoT) está creciendo a un ritmo sin precedentes, con pronósticos actuales que indican que habrá más de 38 millones de dispositivos conectados en la red para 2025 y 50 mil millones para 2030. Como era de esperar, los consumidores se están acostumbrando cada vez más al uso de dispositivos conectados, incluidos automóviles, máquinas, medidores y dispositivos portátiles conectados. Con estas tendencias para continuar en el futuro previsible, las empresas se enfrentan a un desafío cada vez mayor en la implementación, el mantenimiento y la seguridad de sus redes de IoT para garantizar que los retornos de las inversiones en IoT satisfagan las necesidades cada vez mayores de sus usuarios y clientes.

Evaluar la madurez de IoT

De acuerdo con Gartner, hay cinco niveles de madurez de IoT para evaluar qué tan lejos han llegado las empresas en su viaje, y qué tan lejos van a llegar. Los CIO pueden usar este modelo para comprender, rastrear y maximizar el impacto comercial de las inversiones de IoT en sus organizaciones. Las cinco etapas son: iniciación, exploración, definición, integración y optimización.

Por el momento, la mayoría de las empresas se ubican en cualquier lugar entre la etapa uno y la etapa tres. Muchas compañías acaban de comenzar a conectar todo un sistema central. Esto significa que los procesos ya no funcionan en condiciones aisladas, pero las empresas se centran en aprender sobre cómo crear una empresa conectada para que puedan progresar para eventualmente trabajar en un entorno basado más en datos.

A medida que las cosas comienzan a evolucionar, las empresas navegan naturalmente hacia la etapa cuatro, ya que la integración es un paso crucial para lograr la madurez de IoT. Las empresas de todo el mundo se están dando cuenta de que necesitan integrar completamente sus proyectos de IoT en las estrategias generales y los objetivos a largo plazo de la organización. Esto es crucial para garantizar que la infraestructura de IoT cree experiencias verdaderamente fluidas y conectadas en todos los niveles de la empresa.

Asegurando la confiabilidad de la red

A medida que las redes de IoT crecen y se vuelven más complejas, corren el riesgo de volverse inestables si no son monitoreadas continuamente por problemas de infraestructura o máquinas virtuales. Un sistema de monitoreo robusto permite a los administradores de red anticipar, diagnosticar y resolver problemas, a menudo antes de que el problema tenga un impacto en el usuario final. Como las redes de IoT son comunes en empresas y hogares, la falla de la red puede tener un efecto desastroso en la productividad puede dañar significativamente la experiencia general del cliente.

Creando una red segura

Una red IoT es tan fuerte y segura como su punto final más débil. Cada dispositivo conectado es una posible puerta de entrada a la red, por lo que es esencial que los administradores de red puedan monitorear cada dispositivo (nuevo y antiguo) para detectar dispositivos maliciosos que pueden suponer un riesgo. La seguridad es una preocupación clave de los equipos de TI debido a la importancia de los datos en juego y la complejidad técnica existente en la red de comunicaciones y la infraestructura de la Nube. Los piratas informáticos tienen tres objetivos principales para acceder a las funcionalidades y los datos de un dispositivo conectado: dispositivos y hardware, infraestructura en la Nube que incluye conceptualmente supervisores de IoT a través de los servidores y la red de comunicaciones.

Todavía no sabemos si IoT estará a la altura de las expectativas, pero estamos convencidos de que definitivamente tendrá un impacto en la forma en que experimentamos la TI, y la forma en que las empresas necesitan monitorear su infraestructura de TI.

Consejos para prepararse en monitorear una infraestructura de TI para un entorno de IoT en crecimiento. Ver el documento completo en este link.

Hay ciertas cosas que toda organización debería hacer para anticipar y prepararse para monitorear su entorno de IoT en el futuro:

1.       Imagine lo que significará Internet de las Cosas para su negocio: Internet de las Cosas cambiará algunas empresas más que otras. Una empresa de servicios profesionales podría estar preocupada por integrar un termostato inteligente, mientras que un fabricante enfrentará los desafíos de unificar una cantidad de sistemas, maquinaria y dispositivos dispares. Los administradores de red estarán a la vanguardia del proceso de integración y desempeñarán un papel importante en hacer que los dispositivos conectados sean funcionales y útiles.

2.       Prepárese para integrarse: Mientras que algunos dispositivos conectados serán productivos y diseñados para adaptarse perfectamente a las redes, otros serán de cosecha propia y dependerán en gran medida de la personalización. Con todos estos diferentes tipos de dispositivos, la integración se convierte en un desafío. Es crítico que todos los dispositivos conectados se coloquen bajo un mismo techo para que puedan ser monitoreados con precisión.

3.       Comprenda los protocolos que nos conectan: Existen tres protocolos principales que se utilizan para conectar Internet de las Cosas: Protocolo Simple de Administración de Redes (SNMP), API REST y XML. Al obtener una mejor comprensión de cómo interactúan los dispositivos, podrá diseñar arquitecturas de red más sofisticadas, lo que hace que el monitoreo sea mucho más fácil.

4.       Recuerde que no todas las “cosas” son nuevas: No todos los dispositivos conectados son el más avanzado y mejor hardware de compañías líderes en la industria. Muchos dispositivos están desactualizados, especialmente en entornos industriales, o están conectados por computadoras pequeñas como Raspberry Pi. Debe comprender los diferentes requisitos de hardware e identificar cómo conectar los dispositivos necesarios, incluso si son del siglo pasado.

5.       Sea flexible: Es probable que Internet de las Cosas sea el mayor desafío al que se hayan enfrentado los administradores de red desde los servicios en la Nube y BYOD (Bring Your Own Device). Ciertamente, habrá presión del liderazgo para abordar la “próxima gran cosa” en TI. Tendrá que ser paciente y flexible para manejar los complejos desafíos de monitorear una red de dispositivos conectados y lidiar con la presión de “hacerlo”.

6.       Planifique de manera proactiva: cuando se trata de monitoreo de red, la planificación es su mejor amigo. La llegada de BYOD tuvo efectos importantes en las redes y el ancho de banda, y también lo hará Internet de las Cosas. Para mantener el tiempo de actividad y la disponibilidad, asegúrese de planificar el uso del ancho de banda de los dispositivos conectados.

7.       Reconozca que cualquier cosa con una dirección IP puede ser hackeada: Los piratas informáticos de hoy en día son intrépidos y creativos, una combinación peligrosa para los departamentos de TI. Cualquier cosa con una dirección de IP puede ser hackeada, e Internet de las Cosas amplía el vector de amenazas. Antes de conectar el refrigerador a la TI central, asegúrese de tener un plan de seguridad.

8.       Personaliza, personaliza, personaliza: Uno de los aspectos más interesantes de Internet de las Cosas es que aparentemente no hay límite para lo que se puede conectar. En términos de monitoreo, eso crea desafíos que pueden resolverse creando nuevos sensores e informes personalizados. Esto es especialmente emocionante en entornos industriales, donde los datos extraídos de los dispositivos se pueden utilizar para hacer que los procesos comerciales sean más inteligentes y eficientes. Puede aprovechar esta oportunidad para mostrar su lado creativo y crear soluciones personalizadas para estos problemas de monitoreo.

9.       Mantenga cada “cosa” en orden: Los sistemas de TI modernos a menudo son caóticos. Se ha vuelto increíblemente fácil activar una máquina virtual, descargar y ejecutar software en la Nube, o ahora, conectar un dispositivo. Mapear y rastrear cada “cosa” que se agrega a la red a medida que sucede le ahorrará muchos dolores de cabeza a largo plazo.

10.   Piense dos pasos adelante: Los proyectos de dispositivos conectados probablemente comiencen poco en la mayoría de las empresas, y muchos no serán de gran consecuencia. Pero, eventualmente, el mundo conectado entregará nuevos datos e información sobre cómo operan las empresas que se convertirán en impulsores de decisiones clave. Usted será responsable de recopilar y analizar esos datos y convertirlos en ideas. Tener un plan para lo que viene a continuación es crucial, incluso si hay menos cosas en el presente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *