“El amor en los tiempos de la pandemia”

Escucha esta nota en MNI Radio
Voiced by Amazon Polly

Por Mauricio Guzmán

En la actualidad, los avances médicos, tecnológicos y políticos nos han preparado como seres humanos a estar a la vanguardia en diversos temas de la vida, a menudo compartimos con nuestra familia o la pareja, algún tema en común y nos hacemos de un criterio y a su vez compartimos con otros, dudas o conocimiento alrededor de un tema.

Estamos tan acostumbrados como sociedad a llevar una “rutina” diaria en cuanto a nuestras actividades, y nos acostumbramos en gran medida, a llevarla al pié de la letra pues forma parte de nuestra “normalidad”; pero ¿Qué pasa cuando esta rutina es cambiada de repente? tenemos que modificar nuestra conducta y actividades para hacer los ajustes necesarios para crear una nueva “rutina”, pero esto; no siempre resulta efectivo, pues en el camino dejamos de lado “cosas” que por el momento, no creemos que sean pertinentes, no por el momento.

A medida que la COVID-19 llegó a nuestras vidas, se nos presentaron grandes cambios que tuvimos que enfrentar y que hasta nuestros días no todo está resuelto. Tuvimos que cambiar nuestra forma y lugar de trabajo, nuestro aseo personal, nuestra solvencia económica, nuestra “sana distancia” y lo más difícil, alejarnos socialmente.

man in black suit jacket holding woman in white wedding dress
Photo by cottonbro on Pexels.com

Esta situación permeó los cimientos de nuestra formación más básica pues estamos acostumbrados a co-existir con otros en un medio social y personal, cambiaron hasta nuestras horas de sueño, nuestra alimentación y a vivir un “encierro” el cual, en muchos casos fue contra-producente para los seres que nos rodean y nuestra vida en pareja. Uno como persona, está acostumbrado a convivir cierto tiempo con la familia, los amigos, la pareja y el trabajo, y al ser trastocados estos “tiempos” que ya tenemos definidos para estos grupos, perdemos el control y se crea un “caos” interno, convirtiéndonos en energúmenos bipolares, pero tranquilos; “Cuando se presenta el caos, este nos brinda oportunidades de crecimiento interno, laboral y personal” no todo es malo, dependerá de como lo tomemos pues en el caso de la familia y más íntimamente, de la pareja, nos da la oportunidad de recordar porque estamos con esa persona, y re-encontrarnos pues ahora no tendremos pretexto para salir corriendo al trabajo o para la cita con las amigas… pues tendremos más tiempo por convivir con esa persona gracias a la COVID-19 y al “encierro” que este conlleva.

Siento que lo que más falta nos hace, casi tanto como el aire, son grandes historias de amor que de verdad nos conmuevan, aunque solo sea por un instante, para darnos cuenta de que seguimos vivos y de que mantenemos la capacidad de amar, que es la más esencial de nuestras capacidades.

A menudo estamos más pendiente de las noticias en la Tv, que de las necesidades propias, de nuestra familia o pareja, en algunos casos este “encierro” no permite que algunos puedan salir y visitar a la pareja pero recordemos… Ahora más que nunca, hay que ver quien esta con nosotros y se preocupa pero más que nada, quién se “ocupa” de nosotros, talvéz sea el tiempo de “Menos pensar y más sentir”. Por que pese al cubrebocas que usamos en tiempos de pandemia, es la mirada lo que más nos delata y si nuestra actitud no es del todo dócil, se hará muy difícil convivir con nosotros, tratemos de darnos a nosotros, a nuestra familia y a nuestra pareja tiempo de calidad.

Las relaciones de pareja son difíciles pero no imposibles, dependerá de nosotros si salvamos la relación o la dejamos ir pero hay que estar muy pendientes de lo que esa persona vale para nosotros y porqué nos gustaría estar con el o ella, pues la soledad en muchos casos es relajante y reveladora, nos da oportunidad de pensar las cosas con calma y relajar la marcha pero, hay que tener cuidado en que la soledad no se convierta en nuestra pareja pues nos alejaremos definitivamente del trato social y posiblemente del amor.

Sin duda esta generación tiene dificultades para el trato social y la convivencia en general pues están inmersos en los dispositivos electrónicos llámese celulares, tablets y redes sociales y curiosamente lo que están dejando de lado es el trato con otras personas.

Aprovechemos las oportunidades que la COVID-19 nos ofrece, quien sabe; posiblemente haya sido el mejor tiempo que tenemos para nosotros, nuestra familia y nuestra pareja, para decirles y demostrarles. cuanto los queremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *