Rock, mensajes y grandes éxitos: Caifanes demuestra que la música no envejece

La presentación de Caifanes en el Palacio de los Deportes solo demostró que la música no envejece y que el rock, la buena música, el cariño y la fidelidad del público mexicano son eternos.

La pantalla central del escenario del Palacio de los Deportes mostró una cita del Bertolt Brecht que dice: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero los hay que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles”, así los Caifanes aparecieron por un costado del escenario para interpretar el tema “Antes de que nos olviden” con el público coreando la primera estrofa del tema mientras que se proyectaron imágenes algunas manifestaciones.

“Hasta morir” y “Nada” fueron los temas que siguieron en este viaje al pasado y los recuerdos. Después un fragmento de la novela “Pedro Páramo” del escritor mexicano Juan Rulfo fue el preámbulo para una de las canciones más coreadas de la noche “La célula que explota” fue cantada de principio a fin desde cada rincón del Palacio de los Deportes, un momento que sin duda logró erizar la piel de los asistentes.

El Domo de Cobre continuó vibrando con la música de Caifanes, pues parecían no dar tregua a las gargantas de sus entregados seguidores, quienes tampoco perdieron la oportunidad de interpretar “Viento”. Y como introducción a “Aquí no pasa nada”, Saúl Hernández comentó: “Esta canción la hicimos porque hace 30 años la situación política del país estaba muy mala pero parece que en este país eso es recurrente”.

El rock no paró y continuó con “Nubes”, “Para que no digas que no pienso en ti”, “Sombras en tiempos perdidos” y “Heridos”. Saúl agradeció la entrega de su público y añadió que actualmente se encuentran sin disquera y luchando como muchas bandas para seguir en el camino de la música, y continuaron con “Cuéntame tu vida”.

Fueron más de 18 mil personas los que también corearon “Ayer me dijo un ave” mientras las pantallas proyectaron algunas imágenes de niños. “No dejes que” y “Los dioses ocultos” fueron otras de las canciones que prácticamente el público cantó de principio a fin, pues el multitudinario coro muchas veces llegaba a sobre pasar la voz de Hernández.

“Detrás de ti”, “Miércoles de ceniza”, “De noche todos los gatos son pardos”, “Aviéntame”, “Perdí mi ojo de venado” y “Aquí no es así”, llevaron al público a un viaje a los 90, uno que sin duda está lleno de recuerdos y buenas memorias, pues bastaba escuchar la entrega con la que vitoreaban cada una de las interpretaciones.

Antes de llegar al final de tan energético concierto llegó el encore con una intro en saxofón de “Quisiera sr alcohol”, para regresar a los estruendosos coros con “Mátenme porque me muero”, “Afuera” y “La negra Tomasa”.

No importa el escenario, el lugar o que incluso ahora mismo no tengan una casa discográfica, pero durante más de 30 años Saúl Hernández, Sabo Romo, Alfonso André y Diego Herrera han formado parte del soundtrack de la vida de los mexicanos, lo cual quedó demostrado en este recorrido musical y en las gargantas afónicas de sus fans.

Por: Karen Campos

Foto Instagram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *