5 inventoras que revolucionaron la cocina (A ellas les debemos estas comodidades cotidianas)

Ciudad de México, febrero 2019 – La tecnología avanza y trata de facilitarnos las tareas del día a día. Muchos inventos han cambiado nuestra forma de vivir y de trabajar en la cocina. Han supuesto una pequeña (o gran) revolución en el ámbito doméstico.  Los amantes de la cocina tenemos que agradecer estas creaciones, detrás de muchas de las cuales hay un nombre femenino, no siempre conocido por el gran público. Mujeres que se abrieron hueco en el vasto campo de la invención y las patentes, y que no son conocidas.  El Instituto Silestone ha hecho una pequeña selección de estos inventos que presentamos a continuación.
 La nevera
Es un electrodoméstico indispensable en nuestras cocinas de hoy en día para mantener los alimentos en buen estado de conservación. Desde los inicios de la historia, la humanidad siempre ha buscado formas para poder conservarlos. ¿Su origen?  A principios del siglo XX, concretamente en 1914, Florencia Parpart inventó la refrigeradora eléctrica moderna, antecedente del frigorífico actual, que supuso una verdadera revolución a la hora de conservar y cocinar los alimentos.

En 1900, Parpart también recibió una patente por una máquina de limpieza de calles bastante mejorada, la cual negoció y vendió a las ciudades en todo Estados Unidos.
El filtro de café
Y junto a las tostadas, no podía faltar un buen café…pero ¿quién inventó el filtro? Amalie Auguste Melitta Bentz, una inventora y emprendedora alemán, en su faceta de ama de casa, descubrió que los precoladores solían quedarse cortos a la hora de filtrar el café y por ello, y para quitar el sabor amargo del café generado por el exceso de cocción, inventó un mecanismo con papel de un libro de ejercicios de su hijo y un tarrito de latón perforado. Con ello consiguió un café libre de impurezas y de un sabor mucho más agradable.

 El tenedor
Este utensilio, que utilizamos todos los días en nuestras comidas, tiene su origen a finales del siglo XI (aproximadamente en el año 1077) y su aparición se debe a la negativa de la princesa Teodora Ana Ducaina-hija del emperador Constantino X Ducas- a tocar los alimentos con los dedos.
Según cuentan las crónicas, se tuvo que fabricar un artilugio realizado en oro macizo, al que bautizaron con el nombre de fourchette (pincho) y el cual estaba provisto con un par de púas.

Esto le valió a Teodora para ser tachada de “escandalosa y reprobable, por ésta y otras excentricidades
El lavavajillas

Gracias a la invención del lavavajillas por parte de la estadounidense Josephine Cochrane a finales del siglo XIX, el lavar a mano interminables pilas de platos, se acabó. Ella fue la responsable en 1887 de tal valioso invento, muy apreciado además por hoteles y restaurantes. 


 Comenzó a venderlos a sus amigos y también a promocionarlo en los periódicos, con el nombre de Lavaplatos Cochrane. Creó su propia empresa, Garis-Cochran Dish-Washing Machine Company, que más tarde se convertiría en KitchenAid, como parte de Whirlpool Corporation.
 La tostadora
¿A quién no le gusta poder desayunar unas deliciosas tostadas? Pan de molde, de barra, panecillos… los hay para todos los gustos y además el pan tostado mantiene el sistema digestivo activo.  
 Sarah Guppy, inventora británica, es la responsable de que hoy podamos hacer esto de forma cotidiana.  El antepasado de la tostadora actual, consistía en un plato para mantener el pan tostado. Inventó también varios aparatos domésticos como una cama con equipo de ejercicio incorporado y un dispositivo para el té que también cocinaba huevos gracias al vapor. Además, fue la responsable del diseño del puente más famoso de Gran Bretaña: el puente colgante de Clifton (Bristol) ¡Y todo ello antes de 1852!
Son pequeños gestos en forma de grandes contribuciones para el desarrollo y la mejora de la calidad de vida. Un pequeño paso para ellas y uno importante para la sociedad.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *