La Favorita, cuando ganando se termina perdiendo.

En las nominaciones al Oscar este año, hay dos películas que llevan la delantera por sobre las demás y son las ampliar favoritas para ganar el premio a Mejor Película, una de ellas es la mexicana Roma y la otra es La Favorita, este drama-comedia que ha ganado en varios festivales es una pequeña joya del gran director Yorgos Lanthimos al que también conocemos por películas como The Lobster.

La Favorita es una pieza de época, situada durante el periodo de la reina Anne de Gran Bretaña (1707-1714) una época marcada por la guerra contra el reino de Francia.

En esta película protagonizada por Olivia Colman, Rachel Weisz y Emma Stone, tiene como eje central las maquinaciones políticas dentro de la Corte Real, con respecto a la guerra que se libra contra Francia ensalzadas por la agenda personal de cada personaje, a fin de cuentas, todos los que rodean a un ente tan poderoso como la Reina de Inglaterra siempre tienen motivaciones personales para estar alrededor de ella.

La Favorita, pudo ser una película mas de política real, de esas que ya hemos visto muchas y haber pasado desapercibida de no ser porque Lanthimos, nos da una comedia ácida en donde los personajes centrales son las mujeres que rodean a la reina y nos permite ver, que la política de la corte se daba de manera dura y maquiavélica sin importar el género de la persona que la ejerciera, ya esto, el protagonismo de la mujer es fresco para este tipo de historias, sin embargo Lanthimos sorprende aún mas al hacerla una historia sobre las relaciones personales, sexuales y amorosas que se entrelazan con la política de la época.

En los primero minutos del filme, Lady Sarah (Rachel Weisz) es presentada como la mujer que con el consentimiento de la reina, dirige a Gran Bretaña, es ella la que ostenta realmente el poder al ser la persona mas cercana a la Reina Anne, en un inicio no es evidente el motivo por el cual Lady Sarah tiene tanto poder sobre la Soberana aunque después nos damos cuenta que la relación entre ambas mujeres va mas allá de lo «laboral» y la relación personal entre ambas es el vínculo que deberá ser roto para que el resto de los personajes también logren sus objetivos.

A la relación de poder-sexo-amor entre Anne y Sarah se añade Abigail, la joven prima de Sarah, una mujer que ha perdido si nobleza y ha sufrido a causa de las deudas de juego de su padre, por lo que deberá encontrar la manera de regresar a su estatus para dejar de ser una criada.

Abigail, maravillosamente interpretada por Emma Stone, no es mas que un lobo que disfrazada de oveja, irá subiendo en la estima de Anne e irá maquinado la caída de Sarah dentro de la corte real.

Este juego de poder en el que se enfrascan Sarah y Abigail por favor de la Reina, dará como resultado una película de comedia ácida, que te mantiene al tanto de lo que pasa durante toda la historia y al final te dejará reflexionando sobre el ganar y perder, ya que la ganadora en última instancia parece ser la que mas perdió.

Lanthimos nos da una perla que combina una historia queer, comedia, política y profunda filosofía dentro de una sola obra que difícilmente olvidarán lo amantes del cine.

Nominada a 10 Oscares, La favorita se estrena el 1 de Febrero en México.

Por: Ada Soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *